sábado, 22 de noviembre de 2008

Pupila


Para saciar la sed de sus pupilas puso las propias delante. Se miraron una vez más como si fuesen adversarios; la primera en muchos días y quizá la ultima en mucho tiempo.
Había buscado todo tipo de excusas para llegar a este enfrentamiento, y todo estaba saliendo a la perfección. El lugar era estrecho, casi se podría decir que claustrofobico...no había escapatoria.
Ambos evitaban parpadear demasiado, ya que podría costarles el perder la batalla.

Finalmete se decidieron a pasar el uno al lado del otro. Ya espalda con espalda, y sin volver la vista:

- Hasta pronto!

- Sigue llenando mis rincones. Cuando estás me siento bien...

4 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Ten cuidado con tus pupilas no sea que haya alguien, al estilo Buñuel, saque su navaja, y te joda el invento...
jajajajja
Saludos!

Anónimo dijo...

los médicos, con mirar la pupila, el fondo de ojo, saben todo, cómo estamos de salud...Mejor perder la batalla que desaprovechar cada segundo eye to eye, desnudos al cambio, que mucho costó, y que es la verdad, guste, o no.

RequetePa dijo...

iiiiuuuuiiiiujjjjjj!! que grima da esa escena...Creo que voy a cambiar la foto. Ahora cuando abro esta paginas, veo una navaja cortando este ojo, mmmm.

Si ya lo dice el dicho: los ojos, el espejo del alma. Y a pesar de que oí que las mujeres no tenemos alma, que observen atentamente en las miradas...

excepcional dijo...

sí, cambio una mirada por mil palabras y manifiestos...
excepcional el ...sigue llenando......
e x c e p c i o n a l