sábado, 19 de septiembre de 2009

Mi Salvación

No era consciente. No sabía hasta que punto estaba infectada.
Tras un par de días alejada de todo, con horas y horas dedicadas a mi cabeza, he llegado a tristes conclusiones...
Hoy vuelvo aqui, y a otros lugares. Lo necesito. Porque si soy sincera esto ayuda la mayoría de las veces a despejarme, a desenredarme. Tiene ese punto de exhibicionismo insensato: "me da igual que sepan", pero tambien provoca cierto bienestar extraño, del que creo que es pasajero, pero bienestar al fin y al cabo.
Mi salvación temporal me hace volver. A pesar de que estoy en un pc extraño al que aún no me hago.


1 comentario:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Que grande es esta Bebe!

Saludos y un abrazo