sábado, 23 de enero de 2010

Aprender al Mentor

Es imposible que yo le indique el camino. Se supone que es él quien me guia, quien me lleva de la mano por este lugar de sombras.
Cuando mi pie se mete en algun agujero, es quien tira de mi brazo para sacarme y continuar caminando. No a la par, pero si cerca de mi. Delante de mi. Si ahora soy yo la que debe señalar por donde debemos proseguir, creo no estar preparada.
No puedo ver por donde hemos de salir. Por eso nos hemos quedado parados, hace tiempo ya. No sé cuando continuaremos la marcha, ni si lo volveremos a hacer... Creo que se encuentra bien en esta situación. Tanto, que se ha acomodado, y ya no quiere asumir más sus responsabilidades.
Supongo que alguien tendrá que hacerlo en su lugar.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Continuarás la marcha cuando esa sea tu decisión, continuarás, por que la decisión de parar no ha sido tuya. Seguirás caminando e intentarás buscar la salida, quiza te caerás varias veces antes de encontrarla, pero siempre, aun sin mentor, tendrás una mano amiga que te ayude a seguir caminando.

Anónimo dijo...

tu amor me hace grande, tu odio imparable.

RequetePa dijo...

Es dificil caminar si sabes que dejas a alguien atrás. Eso no me lo permito. Prefiero seguir parada hasta que ambos continuemos, aunque tenga que tirar yo esta vez.
Es extraño lo del odio, y que haga a nadie imparable. Reacción extraña.

Anónimo dijo...

Yo nunca lo entendí.

Te agradezco tu opinión, a veces hasta dudo de la belleza del sol y de la luna, de la vida y de la persona humana.

Sólo a veces, muy de vez en cuando, y siempre inducido.

Anónimo dijo...

No tienes por que dejar atras a nadie

Anónimo dijo...

Ya.
Claro.
Él no lo haría, decía el eslogan de la campañna, mucho menos un ángel, una persona intrínsecamente buena y honesta.
La duda ofende.
Y el culpable siempre es el otro.
¿Alguien lo duda? No merece la pena ni preguntarlo, menos a los ojos.
¿Quién eres (hoy)?
La dueña de tu futuro.
Sólo tú, tú misma.
Ah, perdón, eso no es siempre cierto.
Orgullosa de ti misma, siempre, eso sí.
Como una madre.

Hipótesis dijo...

La vida nos enseña, unos aprenden, otros por lo que se ve No. Estrategia emocional parece la última intervención en fin, cuando llegará el día de mirarse a uno mismo y así sacar algo bueno? Construir o destruir? Lo más fácil es lo 2º pero no lo mejor! Un saludo

RequetePa dijo...

Llevamos a nuestro terreno las ideas, las situaciones. No impongo nada (no equivocarse), simplemente me resulta curioso.
No quiero dejar a nadie atrás. Espero que tengas razón Anonimo (07:05) y no TENGA que hacerlo.
Da igual que él nunca no lo hiciera o hiciese, Anonimo (17:37): mejor actuar por convicciones propias, no? Sé que es mejor no pensar qué harían los demás. Quien sea hoy, sea lo que sea, es su decisión.
Hipotesis, es dificil mirarse a uno mismo. De todas formas es gran ejercicio: si no te conoces bien a ti mismo, malamente podrás llegar a conocer a nadie 'ajeno'.

San dijo...

Siempre hay que mirar a quien se deja detras, por que yo una vez deje atras a un colega y cuando me di cuenta estaba el pobre abafado, por que me habia olvidado dejar la ventanilla abierta. Siempre recordaré cuando me decia "aignecugüen ...." y luego "guaaau"... que recuerdos.

malo malo malo dijo...

Mi mamá me mima. Me quiere mucho. Aunque nunca me lo dice, me lo demuestra. Pobriña, con lo malo malo malo que yo soy, mira que no aplicar el principio de la prudencia, mira que confiar en mí, qué poco sabe de la vida. ¿Algún/a voluntario/a para explicarle que se equivoca, que amar y confiar es un error, que sólo producen daño? (Preferiblemente alguien muy list@, que lo tenga muy claro, y que le demuestre con su sonrisa eso, porque es muy cabezota y obcecada, y cambiar, lo que es cambiar, le va a costar)

Y ya que estoy insomne, ya sabéis, la conciencia ataca, por ser tan malo, lanzo unas preguntas al aire en este post tan debatido: (como niños)

- Para conducir un coche, ¿qué es más importante, aprobar el examen teórico y los conocimientos teóricos, o el/la práctic@?
- Para la amistad y el amor, ¿qué es mejor, la intuición y la honestidad, o mil hipótesis y conceptos teóricos archisabidos pero no demostrados cara a cara?
- Para el amante, ¿qué le resulta más útil, mil conocimientos técnicos sobre inteligencia emocional y prácticas previas, o la perfecta conjunción que la confianza, deseo, respeto y orgullo mutuos genera?
- Para ser madre, ¿qué es más importante, conocer mil tratados de puericultura y psicología, o saber amar y dar y transmitir confianza a quien más quieres y de ti depende?
Se agradecen las respuestas. A ver si los de blogger dan premio al pasar de los 10 comenttarios, aunque sean -algunos- nada originales, como los de hace casi un año.

En tanto, enhorabuena, por haber superado la teoría, aparentemente, tanto tiempo después, menos es nada.

Pero, aunque así fuese, ¿ha valido, vale de algo, para el objetivo final, la felicidad, propia y de los que amamos?. Mi respuesta: Siempre ha merecido la pena. Otra cosa, que haya sido suficiente.

Postdata: confieso que me he sonreído con tan profundo debate. Lo echaba en falta.

Postdata dos: Me quedo con el anónimo del post anterior, que decía algo así como ...mañana tú (genérico, claro, cuidao con la ip) estarás, y todo derá mejor..." ¡como mi mamá! La putada -perdón!, es que quizás por saber que eso es posible estoy ahora despierto. Mejor así.

Postada tres (trabalenguas chino de manchuria sur): No quiero que me quieras porque te quiero, ni te quiero porque me quieras. te quiero porque no puedo evitarlo, y no quiero evitar quererte (en chino, con eles por erres, es más difícil, ¿quién lo intenta y se lo dice a su enemorad2 antes del martes de carnaval, digo de san valentín?
____
Postdata 4 (publicidad):No quisiera dejar sin agradecer el esfuerzo de la Xunta de Galicia en su campaña de alfabetización informática del rural gallego, acercando las nuevas tecnologías a los más alejados puntos del territorio, y haciéndolos asequibles a cualquier ciudadan@, censado o de paso, para que, en cualquier momento, pueda comunicarse con el exterior sin esperas, desplazamientos ni sus efectos. Es algo grande, sin duda. Y, todo lo que es grande, debe ser reconocido. Es lo que he intentado hacer yo, pero ya sabéis, qué torpe soy...

Hipótesis ( el 2º más listo de la clase) dijo...

La teoría se lleva a la práctica, me temo que malo malo malo autoproclamado el más listo de la clase, se queda en la Biblioteca todas las tardes mientras el resto salen a jugar. Teoría-Práctica-Teoría. Malo malísimo se queda en Teoría-Teoría-Más Teoría-Más Teoría-Desesperación-Ataque.......... y otra vez el ciclo. Los chicos del patio queremos ver como juegas aunque te lleves un pelotazo, desde luego que en la biblioteca se está a gusto pero llegado a un cierto punto no avanzas, das tumbos. Lo dicho: muro de las lamentaciones o levantar la cabeza?

ourensano dijo...

Es cierto, el niño listo no sale de la biblioteca. Pero antes no era así, qué va, y no es por miedo, anda que no ha llevado balonazos, si hasta el primer día que jugó, ya llovió, se estrenó con uno en toda la cara que casi lo mata. Pero se recuperó, y ese dolor lo hizo más grande y duro, y bueno jugando, porque tod@s querían jugar con él, aunque era él el que escogía sus compañías. Disfrutaba como un chino cada tarde, cada encuentro, qué le van a importar los balonazos, o las patadas, anda que no ha dado él las suyas, sabe perfectamente que son parte del juego, y que no siempre se puede ganar, ni vale defenderse para no perder, y que uno no puede salir siempre de rositas en el embite.
Ahora no sale de la biblioteca por otro motivo, más duro, que no entiende, y mira que ha pasado tiempo. Fue de su mejor amig@, ya sabéis, aunque a esas edades no se hable de futuro, por muy popular que seas, sólo tienes un amigo especial. No fue accidental, ni un lance del juego, fue algo muy duro, deliberado y con ensañamiento, que le dolió más por no esperarlo, y, eso lo digo yo, tenéis que creerme, no lo merecía, y menos de él. ¿Por qué lo hizo? No lo sé. Supongo que para sentirse mayor, o para demostrase que podía hacerlo, o para evitar que se lo hicieran a él, no sé, no lo entiendo, si eso no se le hacía en el patio a nadie, ni a los novatos, a nadie, ya extrañó a todos en el momento.
Ahora quiere morirse, y lo combate escribiendo, sin parar, en la biblioteca. Escribir, sólo escribir, para nadie. Lo hace para pasar el tiempo y para no pensar, o, mejor dicho, para intentar entender por qué le ha pasado eso a él. Sin reproches, ni ataques, ni nada, si alguien duda se equivoca, lo interpreta mal.
Pero, durante todo este tiempo, no lo ha conseguido, no entiende el porqué, y, mientras escribe, llora y desea morirse, desaparecer. Parece, es cierto, un niño sapietín descolocado, un niño tonto del que todos se ríen. Y eso que no lo demuestra, porque lo siguen llamando para jugar, sobre todos es@s amig@s que antes rechazaba, con l@s que ha jugado algunas veces, muy bien, por cierto, no sé si por despecho o por ganas atrasadas o por qué, aunque ahora ya rechaza todas las invitaciones, siempre con excusas, para refugiarse en la escritura.
Pero, al caer el sol, cuando lo echan de la biblioteca, llega el pavor, la pena, la lágrima sin motivo aparente, incluso caminando por la calle a solas. Precisamente él, que sólo había llorado dos veces, por aquel primer balonazo y cuando la vida le robó, antes de tiempo, a quien más quería. Y se quiere morir él también. Aunque no lo hará, no hay duda. Simplemente se va apagando, incluso ni duerme. Sólo tiene una ilusión: entender por qué pasó. Si cuando fue, con la sorpresa, el estupor, sólo pudo decirle algo así como “espero que algún día me lo expliques”, a su amig@, por el que hubiera dado la vida, que, desde entonces, ni le habla, le evita, como si le quisiera hacer culpable de todo.
Y sin saberlo, realmente sólo quiere encontrarse con él, antes de que el destino los vuelva a reunir en algún tema social, rodeados de compañer@s, como desconocidos, y recibir un abrazo suyo, sin palabras, más largo que la lectura de toda esta historia. Y despedirse en silencio, pero mirándose a la cara, que l@s niñ@s son nobles por naturaleza, para quedar, sin orgullos ni recelos, antes de una semana para repetirlo: Un fuerte y largo abrazo, que siempre son sinceros, sin palabras, que siempre esconden mentiras e intenciones, supongo que hasta éstas también.
¿Y después?, preguntaréis. ¡Qué más da! Lo que sea, será. Hay quien dice que el futuro está escrito, otros que se construye día a día. Lo importante, sea lo que sea que el futuro les depare, juntos o separados, es que desde entonces podrán caminar con la cabeza muy alta y serena, orgullosos de recobrar la amistad y la confianza mutua, entre ellos, y también con el resto del mundo. Algo imprescindible para la gente que quiere ser feliz.
Como se merecen los dos, que, dicho sea de paso, hacían la mejor pareja. Pero eso, sólo eso, es una opinión personal