sábado, 3 de octubre de 2009

Mis/Tus/Sus Secretos.

Voy a contar un secreto. No se podría contar porque para eso existen los secretos: son incontables (dandole uso a la doble acepción de la palabra). Todos sabemos que se suelen hacer excepciones con algunos, y que al final descubres que los 'secretos a voces' existen. Quizá este sea uno de ellos. Allá va:

"Si. Es verdad. Sucede. Me pilló completamente desprevenid@ y ahora vivo en un lugar irreal. No acabo de creermelo del todo, pero desde hace unos meses todo está cambiando... y cambiado. A este estado, lo acompañan la dificultad para respirar en ciertas ocasiones, y los pinchazos en el corazón...ah! y una eterna sonrisa de resignación."

Es mejor escuchar todo esto de la persona protagonista, y VER con tus propios ojos, para entender. Para saber lo que puedes ofrecer y lo que no; lo que es suficiente, y lo que ha de buscarse en otros.

A la vuelta, que no fue tan dura como me esperaba, la música al volumen máximo... para no escucharme pensar.




Para empezar, diré que es EL FINAL. No es un final feliz, tan solo es un final.

9 comentarios:

Carlos dijo...

Aunque lo escuches, aunque lo veas, aunque lo entiendas... nunca nadie del tendido sentirá lo que el torero siente, pero siempre podrá tener nuestro apoyo, para hacerle más fuerte y valiente!!!

RequetePa dijo...

Y que pasa cuando crees que el torero está siendo cruel e injusto? A pesar de conocerlo, no quieres que siga haciendo daño al toro...
Somos muy complicados, y a veces vengativos con quien no debemos. Perra vida esta.

Anónimo dijo...

No te preocupes por el toro, por mucho que nos cueste entenderlo, la lidia le da la vida a la especie, como un acto heroico póstumo...
Y el torero, si es,con el toro, bueno y honesto, con mayúsculas y negrilla, se respetarán, y está obligado a indultarlo.
Si es malo, el toro, muere, es su sino, y si el malo es el torero, pierde el respeto, del respetable y del toro, y acaba muriendo.
Dedidicamente, es muy lucida, pero no es profesión para todos los que se crean capaces, y menos aún para cobardes.
Decididamente, me quedo con el toro, siempre libre y honesto, sea cual sea su destino

RequetePa dijo...

Al menos el toro es lo que es, no pudiendo decir siempre lo mismo de los toreros. A veces son lo que son, y otras veces esconden parte. Merecen igual respeto, pero no tanta admiración.
El toro nunca merece morir, al menos no para mi.

Anónimo dijo...

Hay torer@s y disfrazad@s de farándula, brillantina y trajes de luces.
Hay también a quienes engañan, de todo hay.
Y hay que reconocer la realidad: Sin lidia, el toro ya no muere, sino desaparece.
Mejor morir con honor que vivir pesadillas, como la vida de esos toreros.
Malgré eux.

nadaenspesial dijo...

Y quién es el toro y quién es el torero dentro de la plaza?
Quién muere al final? el orgullo torero o el toro?
Por qué una espada y un capote?
Y si no hay toro?
Y por qué una plaza irreal dentro de nuestra mentes con un "?" grabado a fuego?

Anónimo dijo...

Es mejor,, sin duda, y un deber si se es persona, especialemnte con ese otro/otra especial, y lo contrario no solo es injusto, es una bajeza.
Por sus hechos y omisiones los conocerás.

RequetePa dijo...

El otro/otra especial merece toda la consideración. No hacer daño es la principal meta.

Anónimo dijo...

O la excusa ideal, que ese efecto produce.

Cosas que l@s ninh@s no saben.

Lo sé, pq a mí me pasó, con una ninha: Te llamaré esta semana, antes del viernes.

Hasta hoy.

No hacer daño es la principal meta. Por lo menos, con quien quieres.
Tienes razón.