sábado, 25 de julio de 2009

Concesiones personales.

Todo está previamente ensayado en su cabeza.
No deja nada a la improvisación.


Jamás se enseña a si mism@ la bandera blanca.
Nada de lo que dice es por casualidad.
Todo tiene un fin, incluso antes de que sea confesado.

4 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Darse una tregua a si mismo? Nunca... de uno siempre hay que pedir lo mejor, hasta en los peores momentos.

Saludos y un beso

RequetePa dijo...

Moito madrugamos.
A veces tenemos que darnos a nosotros mismos algo de espacio de maniobra. Pedir lo mejor? Si, pero sin oprimirnos demasiado.
Buena semana! bico.

nadaenspesial dijo...

Lo que se calcula fríamente antes de que pase siempre conlleva a errores, por pequeños que sean, simplemente por el echo que estás preparando algo que no se puede predecir de antemano.

La improvisación es la mejor arma contra la vida.

darse tregua a uno mismo... A veces es necesario.

El plan perfecto... En la vida muchas veces dos mas dos no son cuatro... casi siempre...

Algo casual... Casi todo

BKSSSSSSSS!!

RequetePa dijo...

Viva la improvisación!!!!
Aún recuerdo una vez que alguien me dijo: las cosas que se dicen sin pensar son siempre las mejores. Tenía razón? Creo que si - siempre que no hablemos de faltar a nadie -.
Los planes en la vida nunca salen bien. Algo falla, y se desmorona todo. Tampoco debemos dejar todo nuestro futuro en manos de lo casual, pero algunas partes, sí debemos confiárselas.
Bicosssssss, moitos.