lunes, 29 de junio de 2009

En la Cima.


Nos encontramos la primera vez en la cima. No era una colina, ni un cerro, ni una meseta. Era otro tipo de accidente geográfico: una montaña rusa.
A partir de ahí hubo bajadas, subidas, caídas en picado... A veces juntos, a veces por separado. No seguimos el mismo ritmo vital.
Pero de pronto un día, al atardecer, coincidimos nuevamente en la cima.
Y chocamos las manos. Y llegamos a un trato.

5 comentarios:

nadaenspesial dijo...

Oye... a los dos de la foto les hace falta un buen cocido... están en los huesos...

O eso, o la foto fué sacada con la cámara de un médico ¿?¿?¿?¿

:)

Bikos!!!

RequetePa dijo...

O unas tazas de caldo!...si, necesitan rellenar esos espacios inter-osales, no?
Insistele a Sonia que vaya a la playa, leñes. Yo iría coin vos si no tuviera curro...me adoptais?Disfruta las vacances!!!
Beixos!

nadaenspesial dijo...

Gracias, pues la playa... na de na... Con este tiempo.
Y son pocos días, y hace calor, y estamos en crisis, y la despedida de María el sábado, y...
y...
y...
jejejejeje
Nos adoptamos mutuamente todos, empezamos los trámites... (La leche cuánto papeleo, qui lío...) :)

RequetePa dijo...

Nooo, que ahora esto de las adopciones aceleradas va rapidissssmo. Cubrimos un formulario A-56 y lissssto.
;)
Ayyy, que mañana vamosss de despedidaaaa. Igual si me adoptais para dormir en vuestra casa...si??? siiii?????

hombreergolerdo dijo...

Interesante, Zenet, interesante.
Reconozco que me había pasado completametne desapercibido
Y veo que de sus letras nacen posts -o postes, cómo se dirá-:atardeceres, jugarse la vida, ..
Déjame esta noche... soñar contigo,
déjame imaginarme en tus labios los míos,
déjame que me crea que te vuelvo loca,
déjame que yo sea quien te quite la ropa,
déjame que mis manos rocen las tuyas,
déjame que te tome por la cintura,
déjame que te te espere aunque no vuelvas,
déjame que te deje, tenerme pena.

Si algún día diera con la manera de hacerte mía,
siempre yo te amaría como si fuera siempre ese día,
qué bonito seria jugarse la vida, probar tu veneno,
que bonito seria arrojar al suelo la copa vacía.

Déjame presumir, de ti un poquito,
que mi piel sea el forro de tu vestido,
déjame que te coma solo con los ojos,
con lo que me provocas yo me conformo.

Si algún día diera con la manera de hacerte mía,
siempre yo te amaría como si fuera siempre ese día,
qué bonito seria jugarse la vida, probar tu veneno,
que bonito seria arrojar al suelo la copa vacía.

Déjame esta noche... soñar... soñar... contigo