domingo, 28 de febrero de 2010

Tiempo, escasez de...

'El tiempo no lo cura todo, pero sí desplaza lo incurable del centro de atención'.
Ludwig Marcuse

La falta de horas ha hecho que se espacien mis estancias en este lugar. Aqui pasaba antes horas y horas. Nunca las consideré desaprovechadas, más bien al contrario, sin embargo, ahora he sustituido estos ratos de tecleo - a veces para reflexionar, a veces para pasar el rato, a veces para recordar - por otras cuestiones. Sí puedo decir que esas 'otras cuestiones' son más importantes, aunque no voy a calificarlas de prioritarias para no hacer escalas de importancia, que no me gustan.

Todo este tiempo he intentado mantener los pies en la tierra, sin elevarme demasiado a donde no debo estar. A pesar de no poder dejar las horas de vuelo relegadas a este lugar, y empezar a entremezclar en la vida normal parte de los sueños, creo que me he mantenido algo realista... a veces...

Extraño las horas, algunas horas. Ahora las ocuparía con mil cosas. Se me ocurren muchas. Supongo, y quiero pensar, que merece la pena. Sin embargo a veces las fuerzas flaquean.

5 comentarios:

ourensan@ dijo...

El tiempo y su uso. Hay quien corre continuamente para evitar encontrarse. veremos un ejemplo en la Alicia de Tim burton... si tenemos tiempo para verla, claro.

Hay que se ocupa continuamente, sin dejar un minuto al encuentro consigo mismo, precisamente para encontrarse.

Hay quien, para encontrarse orgullos2 consigo mism@, decide pararse de vez en cuanto e intentar planificarse... aunque eso le suponga ocuparse.

Sólo se vive cada minuto una vez. Trasaladado a masas temporales, sólo hay cosas que se pueden hacer en determinados momentos vitales.

Normal que cueste,siempre es más cómodo, a corto plazo, eso sí, porque, como la fábula de la hormiga y la cigarra, las consecuencias se pagan después, dejarse llevar cada día por la llamada al móvil, por la experiencia que surja.

Eso hace todavía más difícil un esfuerzo sin un fin claro. Lo sé por experiencia, soy un falabarato, pero, en este caso, con experiencia. Porque pronto me enredé en mil temas impropios de mi edad. Dejando amigos entre comillas,juergas y una compañía generacional. Como tantas veces, sabia, grosso modo, que hacía bien. Eso si, con bajones y ¿para qué'.

Todos necesitamos tiempo libre para distanciarnos del día a dia y reflexionar, encontrar nuestros momentos. Pero cuando esculpimos una estatua, salga bien o mal, tenemos que estar orgullosos del trabajo, siempre será mejor que la inacción.

Aunque no lo parezca, esto es un mensaje de ánimo. En meses,años, se interpretará mejor. Seguro.

RequetePa dijo...

Gracias!
Lo interpreto (creo) como es, y por eso lo agradezco.
De momento el tiempo es algo que parece que se tiene 'de sobra', y que se ocupa como se puede, o como se nos ocurre. Cuando notamos la falta del mismo es cuando me pregunto cosas. Aún no he llegado a respuestas claras, pero lo haré, lo tengo claro.
Nuevamente: gracias.

Bárbara dijo...

No se qué atrapará tus horas de tiempo,... ni tampoco si sólo es una cuestión de tiempo... pero sí se que cuando el tiempo haya pasado y se vaya alejando lo que hoy es tu centro, sabrás que lo que hay hoy es lo que te permitirá volver a valorar tu tiempo... solo hay que darle tiempo al tiempo...

nadaenspesial dijo...

Me voy a permitir el lujo de escribirte algo.
El tiempo sí lo cura todo, te lo digo por mi experiencia, más o menos grande, pequeña, da igual;de la vida. Lo que puede es dejar restos dentro de tu cabeza que puedes guardar en un pequeño bahúl, y que, puedes abrir o... cerrar,y ver el libro que estás escribiendo de tu historia donde no existe el "delete" como en el teclado de ese ordenador ni puedes pasar página hacia atrás.
Sigue escribiendo en ese libro y cuéntaselo a tus nietos.
Un beso Pa.
Alberto

RequetePa dijo...

El tiempo lo cura todo, o lo estropea todo. Tiene esas dos habilidades, contrapuestas.
El bahúl de mi cabeza lo desordeno cada poco, y aunque casi siempre sé donde está todo, a veces pierdo cosas. Bueno es que hasta hoy voy encontrado las que necesito.
El libro este en el que no podemos borrar lo que se escribe, a veces le surgen pies de página que no todos leen.
Un beso de vuelta.
Pa.